Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


I Trimestre de 2008 - "El discipulado" 
Lección 5 

Género y discipulado 

26 de Enero al 2 de Febrero de 2008 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 



EgEEMES! 



"Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu 
(Lucas 1 :38). 



Conocer que Dios, en su plan de salvación, no hace acepción de personas; por lo 

tanto no excluye ni en género, aun en el llamado a ser sus discípulos. 

Sentir que solo a los pies de Cristo los hombres y mujeres podemos tener la gracia 

del discipulado como un privilegio personal, no de género, sino de voluntad. 

Hacer la decisión de aceptar y cumplir humildemente la misión cristiana del verdadero 

discipulado. 



EjasasEjE 



Para Dios, la salvación no es exclusiva ni de unos pocos, mucho menos de una raza, cul- 
tura o género. Y en Cristo el discipulado rompe los paradigmas estereotipados de su épo- 
ca para enseñarnos: 1) Que la calidad de servicio y la responsabilidad de la misión no se 
excede, calculada, o privilegiadamente, ni entre géneros. 2) Que la igualdad está en la 
participación activa, integral y personal de cada discípulo/a en el cumplimiento fiel de la 
misión Salvadora. 3) Que es sumamente peligroso caer en la rivalidad y en la exigencia 
competitiva contemporánea. Porque el verdadero discipulado cristiano superará, siempre, 
todos los paradigmas humanos, en aras de una visión redentora, a la que todos, sin ex- 
cepción alguna, somos llamados a participar. 

1 . El género y el discipulado: ¿Por qué el discipulado cristiano es inclusivo y no exclu- 
sivo? La individualidad es característica de cada persona, y es su privilegio ejercerla 
voluntariamente aún en su aceptación o inclusión en el discipulado. Zacarías y María 
son ejemplos claros de ello, no es el género, la edad, o el estatus el que hace la dife- 
rencia; sino la fe humilde y la disposición sumisa a cumplir fielmente la voluntad de 
Dios. Trascender en el discipulado, particularmente en la paternidad/maternidad, es 
nuestro compromiso. 

£11 Génesis 1:27; Mateo 19:4; Marcos 10:6; Lucas 1:5-38; Gálatas 3:28. 

2. El género y el servicio: ¿Qué implica identificarse en el servicio del discipulado cris- 
tiano? Él ser identificados en el verdadero discipulado cristiano implica más que ser 
servicial, ser útil. Es cumplir la misión de servir por amor y con amor. En el engranaje 
del motor salvífico divino, cada uno cumple una función como en el principio; hombre 
y mujer complementan la humanidad, y su aptitud de servicio complementan de igual 
manera la identidad de su discipulado. Nuestra misión de servir, solo la limita nuestra 



visión. Los verdaderos discípulos de Cristo, tienen clara la perspectiva de la eterni- 
dad. 

CQ Mateo 27:55, 56; Marcos 1 0:1 3; 1 5:40, 41 ; Lucas 8:1 -4; Gálatas 3:28. 
El género y el toque del Maestro: ¿Cuan importante es el toque del Maestro en el 
desarrollo de nuestra fe? Está comprobado científicamente que el toque va más allá 
del acercamiento físico en todas las relaciones; ofrece seguridad, confianza; estabili- 
dad. El toque del Maestro al crearnos marcó esa diferencia, avivando la chispa de la 
fe en su contacto diario con nuestros primeros padres en el Edén. La reavivó en su 
venida; tomando nuestra naturaleza, y extendiendo sus brazos en la cruz, para alcan- 
zarnos por todas las edades. Su toque amoroso transforma nuestra experiencia per- 
sonal de fe; indistintamente de nuestra condición, situación o posición. 
ffl Marcos 5:22 - 34; Juan 20:29; Hebreos 1 1 :1 . 

El género y la entrega: La entrega total del cristiano, ¿se sujeta al género masculino, 
o es más propio de las mujeres? Por la naturaleza misma de su idiosincrasia, la mujer 
tiende a ser más dócil en la aceptación de la fe. Aunque la generosidad de la entrega 
es muy propia de la individualidad personal; indistintamente de su abnegación natural. 
María y Marta; Nicodemo y el ladrón en la cruz, nos muestran cuan importante es 
nuestra consideración personal a los valores eternos, y permanecer en la compañía 
de Jesús, o turbarnos con los afanes de este mundo. En la entrega total, el cristiano 
no se enreda en las trivialidades cotidianas, porque su único interés está en perma- 
necer a los pies de Cristo su Maestro y Señor. 
ffl Lucas 10:38 -42; Hechos 22:3. 

El género y la testificación: ¿Podemos cambiar los paradigmas y mantener nuestra 
individualidad, e identidad de fe? El encuentro personal con Cristo hace la diferencia 
en los patrones de conducta, al transformar nuestra naturaleza, sin atrofiar nuestra 
cualidad personal. El cristiano genuino posee tal identidad de fe que, en marcada dife- 
rencia, su individualidad distintiva testifica por precepto y ejemplo, por el modelo 
práctico de un estilo de vida que dignifica y exalta a Dios. El testimonio de la samari- 
tana, contrario al de los discípulos, estrechó las relaciones rotas que habían quebrado 
su identidad social y moral. 
ffl Juan 4:4 -30. 



ESHEZgESEUmmi 



El verdadero discipulado cristiano no se circunscribe a limitantes humanos, patrones crea- 
dos o adquiridos consciente o inconscientemente como modelos de conducta personal o 
social, por lo tanto contra toda norma contemporánea. Es el momento de marcar bien la 
diferencia entre el falso y el verdadero cristianismo. No son las tradiciones religiosas o fa- 
miliares, tampoco es el estatus sociocultural, ni el género, que nos dan la identidad de 
cristianos. Es Cristo que en su anhelo de salvarnos, ha restaurado nuestra relación con El, 
asegurándonos una nueva vida si: 1) Podemos trascender en el discipulado en una sumi- 
sión de fe. 2) Mantenemos nuestra perspectiva en la misión de servir con el toque del Ma- 
estro. 3) Testificamos con el precepto y el ejemplo el evangelio divino. Marcando la dife- 
rencia en un discipulado personal, de paradigmas legítimamente espirituales. 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 

© Cora Duma de Villarreal 
RECURSOS ESCUELA SABÁTICA© 

Rolando D. Chuquimia - rdchuquimia@ciudad.com. ar 
http://groups.google.com/group/escuela-sabatica